Lo que no te han contado del tercer capítulo de la Temporada 2 de ‘Pulseras Rojas’

Espero que os haya gustado el tercer capítulo de la segunda temporada. Este episodio habla, sobre todo, de la verdad y de la mentira. Todos nuestros personajes se debaten entre la verdad y la mentira.
Pulseras1

Jordi vive desde hace años en una mentira. Si no existe el bulto, no existe el problema. Lo que le pasa no es nada raro, es muy difícil explicar que te ha salido un bulto en un ganglio cuando llevas tiempo fuera del hospital. Tu vida vuelve a funcionar. Vuelves a estudiar o a trabajar. Vuelves a tener amigos. Vuelves a encontrar el amor. Y sabes que ese bulto lo puede estropear todo… Hará que regresen las radiografías, las batas, los médicos, las visitas, los miedos… Los miedos… Da miedo volver a ingresar cuando ya te habías ido. Hay que tener valor. Como siempre en esta temporada, el tema de la valentía.
Lleó también se encuentra en este debate. Mentir a su hermana sobre lo que tiene le lleva a mentir a los doctores, mentirse a sí mismo. Rym tampoco ha dicho la verdad sobre dónde tiene el tumor. Quizás porque lo necesita, porque si piensa que está en otro sitio, todo resulta menos doloroso. Y Cris también miente. Si crees que no vomitas, si lo dices muy fuerte y con seguridad, quizás puedas llegar a creer que no has vomitado.

Pero las mentiras de nuestros pulseras van perdiendo fuerza poco a poco y se acercan lentamente al hospital. A su verdad.

Me gusta mucho la escena entre Jordi y Lleó. Dos personajes que están muy enfadados, muy llenos de mentiras y que hablan de sobrevivir o reinventarse. Jordi se ha reinventado para sobrevivir. Lleó, cuando se encuentra con Benito, quiere reinventarse, crecer, olvidar a aquel hombre que siempre le dice cuál es el camino correcto. Sin él, podrá reinventarse o mentirse mejor. Al menos eso piensa Lleó.
Pulseras2

Capítulo duro, difícil. Capítulo complicado en el que Lleó se pasea por el hospital intentando encontrar su fuerza… Pero solo la verdad le puede ayudar. Y la sinceridad siempre tiene relación con los sentimientos. Rym le explica su verdad y Lleó hace lo mismo. Y este pequeño acercamiento, esta despedida a un pecho no tocado pero deseado hace que nuestro Lleó sonría. Un pequeño paso hacia su propia verdad.

Mi escena favorita: Sin duda la de Lleó y Benito; dura, terrible, pero a la vez tremendamente expresiva. Y la despedida del pecho… Tierna y preciosa.

Mi frase preferida: «Fuera te tienes que reinventar.» La pronuncia Jordi, al que parece que no conocemos pero que en realidad no deja de ser el chaval que se fue del hospital con mucho miedo acumulado.

Las fotos que os subo son de momentos de descanso de los chicos y ojalá os gusten.

Nos vemos en el capítulo cuarto. ¡Pulseras arriba!
Pulseras3

Lo que no te han contado del segundo capítulo de temporada 2 de ‘Pulseras Rojas’

Espero que os haya gustado el segundo capítulo de la segunda temporada. En este capítulo intentamos hacer un paralelismo entre la vida fuera del hospital y la de dentro, entre la vida de Jordi y la de Lleó.
Pulseras 1

Y es que la vida en el hospital siempre va a otra velocidad, sobre todo si es el día después de la recaída. Durante todo el capítulo vemos los problemas que tienes al salir del hospital, ese regreso siempre difícil. Hay que perdonar a los que no han venido a verte. La compasión y las miradas son difíciles de sobrellevar. Y vemos a Jordi en su flashback, intentado aprender a comportarse y a saber quién es.

Este es el tema central del capítulo. ¿Quién eres cuando vuelves al colegio tras el hospital? ¿El que eras antes o aquel en el que te has convertido tras luchar por tu vida? Lleó se encuentra con una pregunta parecida. ¿Es un repetidor que no deja de tener cánceres y que le da pena a todo el mundo o puede llegar a ser el luchador que era antes, cuando todo empezó?
Pulseras2

De nuevo la valentía y dónde buscarla. A veces puede parecer que el valor se encuentra en cortarte el pelo o en dejar el colegio y cambiar de ciudad. Pero en ocasiones nada de esto sirve y tu valentía está en otro lugar y te la tienes que ganar.

Yo también enterré mi pierna, como Lleó, y una vez al año la voy a ver. De regalo le llevo mi zapatilla de nadar, la que no utilizo. No es mucho, pero para mí es importante. Ella me «aguantó» durante mucho tiempo y el día que voy la emoción siempre es máxima. A veces me pregunto si mi pierna echa tanto de menos a su cuerpo como mi cuerpo añora a su pierna.

Y allí es donde Lleó busca su valentía, en la que un día será su tumba. Pero quizás la encuentre en otro lugar, en otros ojos…

El valor no es fácil de encontrar y menos si lo buscas en solitario. Es un capítulo duro, pero el día después de saber que seguirás en el hospital siempre es duro. Siempre… No hay mucha felicidad.

Quiero agradecer en este blog, como siempre, la ayuda de todo el equipo artístico y técnico porque sin ellos la serie no existiría. Siempre digo que yo soy una pequeña parte.

Y mis agradecimientos también a Mikel Iglesias el actor que hace de Ignasi, que guardó durante tiempo el secreto de que volvía a salir en la serie. Es difícil mantener un secreto tan grande y, sobre todo, tener que esconderse siempre que venían cámaras al rodaje. Eres grande, Mikel, y tenías que volver por muchas razones, pero la principal es que la gente que pierdes en el hospital nunca desparece.
Pulseras3

Yo he perdido a muchos amigos en el hospital y siempre continúan cerca de mí, siempre… Las 3,7 vidas del pacto de vida que hicimos hace que continúen dentro de mi. De alguna forma les sigo viendo, y es que vives por ellos e intentas que la manera de actuar en la vida sea consecuente con su lucha. Y si no lo es, a veces se te aparecen para decírtelo de alguna manera. Y es que su lucha jamás fue en balde, ha de tener un sentido.

Mi escena favorita: La del señor Benito con Lleó, quizás porque la he vivido muchas veces. Un padre hospitalario diciéndote que tienes que luchar y no acobardarte.

Mi frase preferida: «Ser cobarde no va contigo, Lleó.» Me encanta cómo la dice el señor Benito, sin rencor, con cariño. Y la de Toni: «¿Crecer? Todos hemos crecido.»

Las fotos que os añado hoy con el blog son de momentos de descanso de los chicos y ojalá os gusten. Y vuestra secuencia y frase favoritas, ¿cuáles son?

Nos vemos en el capítulo tercero. ¡Arriba pulseras!

LATIDOS DESCONOCIDOS

Artículo 352. El otro día en un tren rumbo a Logroño conocí a un hombre que tendría casi 100 años… Me contó que le faltaban sólo tres años para llegar a las tres cifras… Tenía una forma de ver la vida que me entusiasmó… Me estuvo explicando que en sus primeros viajes en avión y en tren, la gente no paraba de hablar con los vecinos que tenía al lado… Que llegabas a casa y contabas que habías conocido a tal persona o tal otra que vivía en otra parte del país… Y que ahora las personas no hablaban con nadie en los viajes, solo consigo mismos, con sus móviles y con su música…

“El mundo se está volviendo más solitario…” dijo y después añadió una frase que me marcó… Pero casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana….

3er puesto. “A la ville de… Barcelona” (Lliure) Me gustó la pasión con la que trabajan todos los actores que buscan en su propia Barcelona la esencia de su interpretación y su musicalidad.
Ville1
Ville2

2o lugar. “Equipo de investigación” (Antena 3) El reportaje sobre el mundo del esoterismo rebosaba una poética y una ternura extraña que lo hacía totalmente adictivo.
Investigación1
Investigación2

1a posición. “Swing in the films of Woody Allen” Brutal este cd con todos esos temas míticos del cine de Allen… Escucharlo te lleva a un terreno extraño donde parece que todo es posible y que nada existe… Absolutamente perfecto…
Allen1
Allen2

Y volviendo a aquel hombre que estaba a punto de conseguir las tres cifras y que hablaba con desconocidos en los trenes….La frase que dijo y que me marcó fue: “No tengo duda que los corazones deberían latir más alto, tanto que la persona de al lado no pudiera ignorarte… Latimos tan bajo que a veces no existimos… Deberíamos aprender a regular el latido de nuestros corazones, yo a veces lo consigo…”

Y os juro que por un instante, ese corazón casi centenario me pareció que resonó en todo el vagón…O simplemente deseé creerlo… ¡Feliz domingo a todo volumen!