Lo que no te han contado del cuarto capítulo de la Temporada 2 de ‘Pulseras Rojas’

Espero que os haya gustado el cuarto capítulo de la segunda temporada. Este episodio habla sobre todo de una de las cosas que más haces en el hospital… Esperar. En el hospital hay muchas esperas, que ya forman parte de tu adn y, muchas veces, después de ese tiempo esperando te acaban dando una noticia, que puede ser buena o mala…
Pulseras1

Y en este capítulo todos los pulseras esperan…

Lleó espera… Espera por su padre hospitalario, por saber si se pondrá bueno, por si podrá seguir disfrutando de él. Espera en pasillos fríos y espera en su habitación. Y como siempre cuando esperas, quieres descubrir más de la persona a la que estás dedicando tiempo. Quieres saber más de sus objetos, de lo que era su vida…

Cuando esperas, siempre descubres muchas cosas. Pero sobre todo deseas que la persona que esperas que salga del quirófano esté curada. Esto también lo notamos en la familia de Rym, esperando que el pecho que le han de extirpar no suponga también que pierda la esperanza.

Jordi espera… Espera el resultado de los cuatro tacs, que pueden indicar dónde puede estar el posible tumor. Espera dentro del aparato de los tacs. Una espera complicada. El ruido que emiten estos aparatos, la soledad, pensar en miles de cosas, avanzarte al futuro y pensar qué tendrás y dónde. Y también espera la familia. Su madre espera, está con él sufriendo la misma espera. Es duro esperar un resultado…
Pulseras2

Roc también espera… Espera que hayan servido de alguna cosa aquellos dos años en coma. En la vida, a veces hay que encontrarle sentido a la enfermedad. Y quizás el único sentido es ayudar a alguien que está como tú. La vida de Roc está perdida, le va mal en la escuela, nadie le cree y se siente solo. Soñar con aquella chica, conectar con ella, le da esperanzas e incluso se aferra al deseo de ella. A veces, esperar te lleva a soñar y creer…

Y Toni es el que más tiempo lleva esperando. Esperando a que la amistad vuelva, que nuevamente todos sean amigos y pulseras rojas. Es difícil de lograr, pero lucha contra el hecho de perder al grupo. Lucha contra un médico que no le cree y contra los propios miembros del grupo, que parece que ya no le tienen confianza y, también, contra la marcha de Roc… Pero no pierde la esperanza y aquel día quizás la espera será menos larga. Cris vuelve… Todos están otra vez, por un instante, en el mismo edificio… Y Toni lo huele…

Quizás las esperas están a punto de acabar. Quizás…

Mi escena favorita: Lleó y Benito… Uno le pide al otro que le cuide, que sea su tutor legal… Un chaval cuidando de un adulto que siempre le ha vigilado muy de cerca.

Mi frase preferida: «En el teatro hay una norma: solo actúas cuando hay el mismo número de espectadores que de actores.» Gran Benito actuando, gran Lleó esperando…

Nos vemos en el capítulo quinto. ¡Pulseras arriba!

Lo que no te han contado del segundo capítulo de temporada 2 de ‘Pulseras Rojas’

Espero que os haya gustado el segundo capítulo de la segunda temporada. En este capítulo intentamos hacer un paralelismo entre la vida fuera del hospital y la de dentro, entre la vida de Jordi y la de Lleó.
Pulseras 1

Y es que la vida en el hospital siempre va a otra velocidad, sobre todo si es el día después de la recaída. Durante todo el capítulo vemos los problemas que tienes al salir del hospital, ese regreso siempre difícil. Hay que perdonar a los que no han venido a verte. La compasión y las miradas son difíciles de sobrellevar. Y vemos a Jordi en su flashback, intentado aprender a comportarse y a saber quién es.

Este es el tema central del capítulo. ¿Quién eres cuando vuelves al colegio tras el hospital? ¿El que eras antes o aquel en el que te has convertido tras luchar por tu vida? Lleó se encuentra con una pregunta parecida. ¿Es un repetidor que no deja de tener cánceres y que le da pena a todo el mundo o puede llegar a ser el luchador que era antes, cuando todo empezó?
Pulseras2

De nuevo la valentía y dónde buscarla. A veces puede parecer que el valor se encuentra en cortarte el pelo o en dejar el colegio y cambiar de ciudad. Pero en ocasiones nada de esto sirve y tu valentía está en otro lugar y te la tienes que ganar.

Yo también enterré mi pierna, como Lleó, y una vez al año la voy a ver. De regalo le llevo mi zapatilla de nadar, la que no utilizo. No es mucho, pero para mí es importante. Ella me «aguantó» durante mucho tiempo y el día que voy la emoción siempre es máxima. A veces me pregunto si mi pierna echa tanto de menos a su cuerpo como mi cuerpo añora a su pierna.

Y allí es donde Lleó busca su valentía, en la que un día será su tumba. Pero quizás la encuentre en otro lugar, en otros ojos…

El valor no es fácil de encontrar y menos si lo buscas en solitario. Es un capítulo duro, pero el día después de saber que seguirás en el hospital siempre es duro. Siempre… No hay mucha felicidad.

Quiero agradecer en este blog, como siempre, la ayuda de todo el equipo artístico y técnico porque sin ellos la serie no existiría. Siempre digo que yo soy una pequeña parte.

Y mis agradecimientos también a Mikel Iglesias el actor que hace de Ignasi, que guardó durante tiempo el secreto de que volvía a salir en la serie. Es difícil mantener un secreto tan grande y, sobre todo, tener que esconderse siempre que venían cámaras al rodaje. Eres grande, Mikel, y tenías que volver por muchas razones, pero la principal es que la gente que pierdes en el hospital nunca desparece.
Pulseras3

Yo he perdido a muchos amigos en el hospital y siempre continúan cerca de mí, siempre… Las 3,7 vidas del pacto de vida que hicimos hace que continúen dentro de mi. De alguna forma les sigo viendo, y es que vives por ellos e intentas que la manera de actuar en la vida sea consecuente con su lucha. Y si no lo es, a veces se te aparecen para decírtelo de alguna manera. Y es que su lucha jamás fue en balde, ha de tener un sentido.

Mi escena favorita: La del señor Benito con Lleó, quizás porque la he vivido muchas veces. Un padre hospitalario diciéndote que tienes que luchar y no acobardarte.

Mi frase preferida: «Ser cobarde no va contigo, Lleó.» Me encanta cómo la dice el señor Benito, sin rencor, con cariño. Y la de Toni: «¿Crecer? Todos hemos crecido.»

Las fotos que os añado hoy con el blog son de momentos de descanso de los chicos y ojalá os gusten. Y vuestra secuencia y frase favoritas, ¿cuáles son?

Nos vemos en el capítulo tercero. ¡Arriba pulseras!

Lo que no te han contado del primer capítulo de la segunda temporada de ‘Pulseras Rojas’

Nuevamente feliz de volver a escribir este blog para el estreno de Pulseras Rojas para Telefé. Antes que nada, deseo que os haya gustado el primer capítulo de la segunda temporada. De nuevo, en este blog, os explicaré a través de mi propia voz (o escritura) lo que esconde esta temporada y hablaré, sobre todo, de dónde nace todo.

Pulseras3

Os explicaré un poco la idea de esta segunda temporada y el porqué de este capítulo. Como algunos ya sabéis, la serie está basada en mi vida. Estuve enfermo de cáncer durante diez años y perdí una pierna, un pulmón y una parte del hígado. Y siempre he pensado que cualquier pérdida es una ganancia. No perdí una pierna, sino que gané un muñón. Perdí un pulmón y me di cuenta que puedes vivir con la mitad de lo que tienes. Y el hígado lo perdí con forma de estrella por lo que siempre he pensado que llevo un sheriff dentro de mi.

Pulseras2

En esta temporada quería hablar de lo que significa convivir años con la enfermedad. Así como en la primera hablaba de cuando tenía 14 años e ingresé por primera vez en el hospital, de aquella inocencia y aquellos inicios de batalla, en la segunda quería volver a los 16, cuando todo se torció, cuando parecía que ni yo ni mis amigos saldríamos adelante.

Y así como en la primera temporada se podría decir que mi alter ego era Jordi (yo perdí la pierna el día de Sant Jordi, también), en la segunda es Lleó quien más tiene que ver conmigo.

Yo, como él, tenía la sensación de que eso no se acababa nunca; el cáncer se había reproducido en el pulmón y llevaba muchas quimios. Y, como le ocurre a él, un día parecía que me iban a dar el alta, que volvería a la escuela, que finalmente dejaría el hospital… Pero, también como le pasa a él, una última radiografía me devolvió a la enfermedad, a enfrentarme a mi realidad, a la lucha que llevaba desde hacía tres años.

Recuerdo aquel día con 16 años, devolviendo la silla de ruedas, despidiéndome de todos, dando consejos a un chico que acababa de ingresar… Consejos fáciles porque yo me iba y él empezaba. Cuando volví a la habitación con un cáncer recién descubierto, fue él quien me devolvió los mismos consejos que yo le había dado antes, y os tengo que decir que no me servían. Todo parece más fácil cuando crees que ya lo has superado.

La segunda temporada trata de la valentía. La valentía de volver a enfrentarte a una enfermedad que ya conoces desde hace tres años. La valentía que deberán tener todos los pulseras. La valentía de convertirse en adolescente y saber que solo por cumplir los 16 te cambian de la planta de los pequeños a la de los adultos. La valentía que significa saber que aquello que tienes se te comerá si no luchas.

Y de aquí nace la idea de la segunda temporada. No es un inicio triste, luchar siempre te hace sentir bien y feliz, os lo prometo. Pero el día en que vuelves a saber que tienes que batallar otra vez, cuando parecía que ya se había acabado, se te hace un poco complicado. Y esto ocurre en el primer capítulo, es el día en que Lleó se da cuenta de que la guerra no se ha acabado, que ya no es un niño y que necesita ayuda. Todos necesitamos ayuda en la vida. Todos tendríamos que saber pedirla.

Lo que habéis visto en este capítulo, es fruto del trabajo de mucha gente, un equipo técnico y artístico que se deja los veranos por conseguir ese look tan bonito que tiene la serie y esas interpretaciones increíbles. Sin ellos la serie no existiría. Yo solo soy una pequeña parte, muy pequeña.

Mi escena favorita: Sin duda, cuando el señor Benito cree que se ha curado y se despide de Lleó. Lloro mucho cuando la veo. Y también me encanta la de Lleó y Rym buscando su fuerza en su rapada de cabeza. Y es que cuando todo vuelve, necesitas tu look de lucha…

Mi frase preferida: «Si hay alguien ahí arriba, que se prepare.» La pronuncia el señor Benito. Me recuerda a mi abuela cuando la dijo en el instante en que todo me empezó otra vez.

Os dejo unas fotos exclusivas de este capítulo y os espero en el blog del segundo capitulo. ¡¡Pulseras arriba!!

Pulseras1

LO QUE NO TE HAN CONTADO DEL ÚLTIMO CAPÍTULO DE LA PRIMERA TEMPORADA DE PULSERAS ROJAS

Deseo que os haya gustado este último capítulo. Yo lloro mucho cuando lo veo, me emociono y sonrío con el final cuando Roc pide ser el líder…Me gusta mucho también el plano final elevándose de este hospital, no sé si lo recordaréis pero la serie comenzaba con un plano parecido desde arriba que se acercaba al hospital… De alguna manera este final cierra el círculo, al principio la cámara bajaba hacia este hospital donde no sabíamos que nos encontraríamos y en el último capítulo la cámara se vuelve a ir…

Es un capítulo que habla sobre arriesgarse… Todos los pulseras rojas se arriesgan…

Roc se arriesga y lucha contra su gran miedo… Y allá están sus amigos esperando que regrese… Todos con los ojos cerrados, como Roc ha estado siempre y finalmente Roc reaparece con los ojos abiertos. Este es un momento que me emociona, que me recuerda muchas cosas y que me hace feliz. Yo también tenía ganas de que Roc volviese… Y es que cuando escribes, te cuesta incluso dejar a un personaje como Roc tanto tiempo en coma… Deseas despertarlo y luchas contigo mismo para que eso no ocurra…

Lleó lucha contra sus sentimientos, contra lo que siente y lo que debe de sentir… Lucha contra que lo quieran sabiendo que puede morir… Y es que a veces en el hospital tienes miedo de que te quieran, de dejarte querer porque sabes que quizás tu estancia en este mundo no será muy larga y no quieres dejar a nadie entristecido… Pero a falta de un Benito que le haga reaccionar, aparece el gran Mercero… Homenaje a mi amigo Antonio Mercero, director de Planta 4ª y también padre de muchos hijos… Me encanta que este celador lleve este apellido, poca gente me ha enseñado tantas cosas como Antonio y este homenaje es pequeño en comparación a todo el cariño que me ha dado… Y el personaje de ficción, el celador, le habla de que le admira, le habla de arriesgarse, de ser un “león”…

Y Jordi también arriesga, volverá a la calle, volverá a la vida real y como él dijo no es fácil no tener pierna en la vida real y encontrará a amigos que no le han ido a ver, cosas que no podrá hacer, gente que le mirará de manera extraña… Pero Jordi es mucho Jordi y tengo ganas de saber como lo afrontará… Tengo ganas de ver como vive fuera de este hospital habiendo perdido a Cris y una pierna… Pero es el segundo líder y tiene fuerza… Y siempre tendrá buen rollo con el líder…

Y es que cuando dejas a un compañero de habitación, estás dejando a un hermano de hospital… Me emociona cuando le regala naranjas y los libros de bolsillo, le deja todo lo que tiene, lo que sabe que tiene valor, que con ello puede conseguir otras cosas… Es un gesto que le honra, que demuestra cuanto le quiere…

Al igual que Toni, el gran Toni, dándole su silla a Roc, en su día le dio la voz, hizo de su portavoz, ahora le da el transporte… Me encanta la relación de amistad Roc-Toni… Como se ayudan, como se escuchan, como se respetan…

Y también me emocionan las frases finales entre Lleó y Cris… Ese “quizá la próxima vez”… Pero antes de llegar a este momento, pasaremos por la entre Lleó y Benito….

Cuando Lleó sugiere crear un nuevo grupo de pulseras y Benito le replica: “Lleó, ve a despedirte…” Me emociona que Lleó no llora pero nosotros si que lloramos escuchándolo… Y la emocionante carrera final con los Lax’N’Busto cantando “Que boig el mon (que loco el mundo)” y viendo imágenes de todos los capítulos, incluso de Ignasi… Y es que Ignasi está dentro de ellos, un 0’20 reside en cada uno de ellos…

Y es que esta serie habla de magia también… Creo que Ignasi está dentro de ellos, que Bru es un vampiro, que Toni habla con Roc, que existen piscinas limbo, que hay niños que son ángeles de la guarda que hacen que quede en coma el Sr. Benito para que se acabe encontrando con un niño como Roc para que le puda dar unos consejos y conseguir que vuelva… Y es que aquella sonrisa de Alex al final del 12 era la alegría de saber que su plan de juntar a Benito y a su Roc estaba saliendo bien… Y es que yo creo que Àlex es el ángel de la guarda de Roc…

Y puede ser como dice Toni que a su ángel de la guarda no le gusten los hospitales y por eso no tiene tanta suerte… Me encantan las reflexiones de Toni…

Y sobretodo creo que nunca se quitarán las pulseras ninguno de ellos… Estoy seguro que en la segunda temporada les veremos con las pulseras en la muñeca… Y como ellos dicen al final: “Tengo la sensación que volveremos a estar todos juntos…” Y es que ellos son amarillos, y este capítulo está basado en lo que es ser un amarillo de mi libro “El mundo amarillo”… Y los amarillos son una evolución de la amistad, no hace falta llamarse, no hace falta verse muy a menudo, pero cuando vuelves a estar junto a ellos, notas que nada ha cambiado. Y volveremos a hacer Pulseras Rojas y nos reencontraremos con vosotros, el público de esa serie, y que sois nuestros amarillos.

Gracias a todos los espectadores por vuestra pasión… Nos vemos en la segunda temporada…. ¡Pulseras arriba!

LO QUE NO TE HAN CONTADO DEL CAPÍTULO 12 DE PULSERAS ROJAS

Y ya tan sólo quedan 42 minutos para que acabe la primera temporada de Pulseras Rojas. 42 minutos en los que se resolverán todas las dudas que se han generado en estos primeros 12 capítulos.

Después de 12 semanas juntos, de aquí a nada se explicará el futuro de nuestros personajes: que sentirán, a quien amarán o si despertarán después de un largo sueño…

Y es que este capítulo 12 es un pack con el 13, al igual que lo eran el 1 y el 2. Y es que en el 12 es donde se planta la semilla y en el 13 se recoge…

Este episodio 12 está basado en el capítulo de mi libro El mundo amarillo: “Dime tu secreto y te diré por qué eres tan especial…” En este capítulo todos los personajes hablan sobre los secretos, sobre enfrentarse a la realidad o no encararla. La verdad, la mentira, los secretos, la realidad y la ficción…

El Sr. Benito sabe lo que tiene, pero no quiere que todavía sea una realidad. Esta fuerza para no enfrentarse a la verdad, para esconderla, para luchar, para poner toda su pasión en los ensayos de un grupo de música de unos niños en vez de enfrentarse a la verdad… La verdad a veces puede ser muy dolorosa.

Como Cristina, que finalmente, el día que consigue llegar al peso adecuado, (aunque todos piensen que les está engañando), ha de sacarse un peso de encima diciéndole a Jordi lo que siente por él.

Y es que Jordi en el capítulo 12 le dice que la quiere, quizás es la primera vez que se lo dice a alguien… Y una vez después de dicho, puedes esperar dos, diez, veinte segundos, pero necesitas escuchárselo también pronunciarlo a la persona que quieres. Y Cristina no le puede decir que siente lo mismo, declararlo es un peso excesivo y Jordi tampoco sabe ni puede reaccionar, le vemos tocando en el grupo con rabia, escondiendo lo que siente, pero explotará tarde o temprano…

Y es que la canción “Sense tu (sin ti)” le recuerda muchas cosas. El primer baile con Cristina del capítulo 1 y quizá la última canción que cantarán juntos. Pero también este “Sense tu” habla de Roc, sin él el grupo no será nunca lo mismo…

Y es que como dice Toni, él nunca miente. Pocas veces podemos encontrar un personaje tan sincero, tanto que hasta hace dudar al Mir Josep. La fuerza de la verdad es tan poderosa que cuando la escuchas no puedes mas que claudicar y es que delante de tanta mentira la verdad se convierte en un canto brutal.

Roger desiste y decide olvidar sus sentimientos. Lleó no se atreve a sentir lo que siente por Cristina y también se lo guarda dentro. Benito tampoco quiere asimilar lo que tiene.

Y cuando todos callan, Roc vuelve a hablar, vuelve a la vida, vuelve a su piscina y como vemos en el avance del capítulo final, tendrá una tercera visita…

Primero fue Jordi, después Ignasi y finalmente el Sr. Benito….

La dos almas mas inteligentes de esta serie se unen en la piscina. El Sr. Benito y Roc, les separan muchos años, les separan muchas experiencias pero finalmente se conocerán y no hay duda que alguna cosa pasará. Alguna cosa muy grande. Yo no tengo ninguna duda… Y es que en esta serie las pérdidas siempre acaban habiendo muchas ganancias…

Nos esperan 42 minutos donde se han de resolver muchas incógnitas, donde sabremos si Roc y el Sr. Benito volverán de la piscina, si Lleó se atreverá a decir lo que siente, si Jordi superará esta ruptura, si Cristina marchará, si Toni será compatible y conseguirá no ir a una casa de acogida, si se curarán, si no se curarán, si se atreverán a decir lo que piensan y sienten…

La mejor secuencia: El regreso de Roc, sentir de nuevo su voz… El momento que cantan todos juntos el “Sense tu”, himno de esta serie y que habla de muchos: De Ignasi, de Roc, de Cristina, de Benito…

La mejor frase: Dicha por Àlex: “El miedo puede frenarte o puede ser un motor”.

Las fotos que os adjunto son de momentos de los “Terapia de Shock” que ayudaron a los Pulseras a tocar el concierto y de momentos de rodaje.

¡¡Nos vemos la semana que viene!! ¡¡Capítulo final y último blog!!

LO QUE NO TE HAN CONTADO DEL CAPÍTULO 11 DE PULSERAS ROJAS

Me encanta la frase “Después de la calma llega la tempestad, y después de la tempestad llega la calma”. Este capítulo 11 está entre el 9/10 y el 12/13. El 9 y el 10 fueron dos capítulos donde pasaban muchas cosas y el 12 y 13 son dos episodios donde pasarán todavía muchas más. Así que, como guionista, a la hora de escribir este capítulo tenía muy claro que debía personificar la calma entre dos tempestades.

Para mi este capítulo es muy importante, pero que haya calma no quiere decir que no pasen cosas. Para mi es el episodio que habla sobre “Los pequeños y los grandes problemas”. Y es que en el hospital, cuando llevas tiempo ingresado, te debates entre hacer frente a los grandes problemas, a las grandes enfermedades contra las que estás luchando y hacer caso a tu corazón, tu alma, tu día a día, y encarar los pequeños problemas cotidianos diarios… Y es que las preocupaciones del día a día fuera de un hospital también existen dentro. El amor, el sexo, el miedo, la amistad, la familia… Todo lo que envuelve estos temas no desaparece por el solo hecho de estar enfermo.

Y para mi de esto va el capítulo. De los grandes y los pequeños problemas. Y es que cuando estás en un hospital, a veces tienes la sensación de que no saldrás adelante, (y muchas otras veces si que tienes la sensación de que vivirás). Pero cuando piensas que no, al final acabas luchando todavía mas para conseguir salir. Pero por si acaso, deseas luchar en solitario. Decides no enamorarte, decides no tener novia, decides que no quieres que nadie te pueda perder…

Y esto es lo que siente Lleó. Quiere esperar a curarse para enamorarse de la chica adecuada, entregarse a aquella persona especial cuando esté al cien por cien, cuando ya esté curado, cuando sepa que no le perderán ni que él perderá a esa persona…

Y no sólo Lleó. En este capítulo muchos personajes se debaten entre pensar en sus sentimientos, en lo que eran antes de entrar al hospital y lo que son ahora. El neurólogo olvida que también era médico, es como si ahora solo fuese un paciente. Y los pacientes a veces olvidan que el amor también les toca en el hospital…

Así que este es un capítulo que habla de toda clase de amores y es que te puedes enamorar de muchas cosas en esta vida. Una mujer, un hombre, una canción, incluso te puedes enamorar de una risa o de la posibilidad de donar un riñón que te dará mas días a un hospital… El abuelo de Roc estaba enamorado de los villancicos y creía que el mundo era mejor si los cantabas. Roger está enamorado de Lleó y tampoco sabe si puede explicarle sus sentimientos porque está recluído en una silla de ruedas. Cristina quiere a Lleó y a Jordi y también piensa que no es el momento de decidirse. Jordi se debate entre la amistad y el amor, comienza a sospechar pero no quiere perder a su amigo ni a su novia. Y Lleó duda sobre si sentir o no sentir algo por Cristina…

Y es que como dice Benito, en una de las nuevas muestras de actuación de este genio de la interpretación que es Andreu Benito: “Lleó, ¿tienes miedo de un problema pequeño cuando cada día te enfrentas a uno grande?”

Y es que esta serie habla de niños y adolescentes con enfermedades graves, pero siempre pesa más la palabra niño y adolescente que la enfermedad.

La mejor secuencia: Me gusta mucho el Sr. Benito hablando con Lleó, y Lleó y Cris en el ascensor, el mismo ascensor donde se hizo amigo de Ignasi. Y también me gusta la madre de Roc cogiendo el pie a su hijo y viendo como este le canta el villancico.

La mejor frase: Dicha por el Sr. Benito “¿Tienes miedo de un problema pequeño cuando cada día te enfrentas a uno grande?”.

Las fotos que os adjunto hoy son de momentos de descansos del rodaje, de momentos de calma… El 12 y el 13 ya os aviso que son capítulos de tempestad. ¡Nos vemos la semana que viene!

LO QUE NO TE HAN CONTADO DEL CAPÍTULO 10 DE PULSERAS ROJAS

Ya sólo quedan 3 capítulos para acabar la primera temporada de Pulseras Rojas. Deseo que estéis disfrutando. Como os comenté, el 9 y el 10 son dos capítulos que fueron escritos a la vez. El 10 es el único de toda la temporada que es un poco diferente de estructura, ya que quería que fuese un homenaje al duelo… A lo que significa perder a alguna persona importante y como siempre las 5 fases del duelo son básicas para superar la pérdida y transformarla en ganancia.

Y es que el duelo es muy importante en la vida. A veces rompes una relación y la gente quiere que vuelvas a salir enseguida con otra persona o se te muere alguien y quieren que no estés triste en el tanatorio. Y se equivocan con esos consejos, porque el duelo es siempre necesario.

Para mi este capítulo habla de la muerte, pero sobre todo habla de mi vida. Habla de lo que sentí cuando perdí a algunos de mis amigos. Está basado en el capítulo “De donde nacen la 4,7 vidas” de mi libro El mundo Amarillo.

Y es que la maravillosa secuencia en que el Sr. Benito y Lleó hablan de la vida y la muerte es una de mis escenas favoritas. Yo también tuve en mi vida en el hospital a un Sr. Benito, no se llamaba Benito, pero era tan sabio como él. Un día que perdimos a un chico, nos dijo: “Si os dividís su vida, esta se multiplicará dentro de vosotros”.

Dividir vida para multiplicarla. Vivir su vida, sus sueños y sus deseos para sentirnos mas vivos y para sentirlos dentro de nosotros. Yo he de vivir 3,7 vidas mas la mía: 4,7. Y os juro que siempre los noto dentro mío, siempre ayudándome…

Me emociona mucho cuando los 5 pulseras están a favor de cantar y salen 6 votos. Y es que siempre serán 6, dentro de ellos hay un 20% de Ignasi. Cada uno vive 1,20 vidas…

También me emociona mucho la conversación entre Jordi y su madre. Cuando decide quedarse, cuando decide no huir, cuando decide hablar con su madre y decirle que sabe que está sufriendo el divorcio pero aquí está si ella necesita hablar.

Y es que como dice Roc, el hospital te da un efecto secundario en forma de madurez. Me encanta el tono del actor, del magnífico Nil Cardoner. Y me encanta que en este capítulo podamos escucharlo, o mejor dicho, oírlo cantar…

Y es que este capítulo me gusta especialmente porque cuando Lleó busca culpables es implacable. Me encanta la conversación con el Mir Josep (Andreu Rifé). Hacía tiempo que deseaba escribir en esta serie una conversación entre un medico y un enfermo. Entre un niño que no entiende como no salvaron la vida de su amigo y un médico que quizás no está preparado para responder su pregunta. Me gusta la dureza con la que lo trata Lleó y los intentos del joven médico para explicarse.

Y sin duda hay escenas que tienen una potencia extraña: Que los niños reciban la noticia de la muerte de Ignasi todavía vestidos de súper héroes; Toni hablando con la emocionada madrastra de Ignasi y diciéndole que su hijo le llamó madre por primera vez; La pulsera en las manos de la madre fuera del cuerpo de Ignasi; Lleó diciendo que tan solo es un puto niño; El monólogo de Roc sobre como de complicado es marchar para los que se quedan y también para los que se van; Toni diciendo que perder un pulsera es duro pero perder dos…

Como dice Roc: Todo necesita sus tiempos en la vida y en la muerte.

La mejor secuencia: El momento que Roc canta.

La mejor frase: “Si divides su vida, esta se multiplicará…”

Hoy el blog está lleno de fotografías del último día de rodaje de Mikel Iglesias (Ignasi) y los aplausos que le dieron todo el equipo seguido del abrazo de Lleó. Me encanta la fuerza que desprende esta instantánea.

Y también una fotografía preciosa donde sale Pau Freixas sin pelo porque se lo cortó el mismo día que Lleó y Jordi por solidaridad. Y es que Pau es nuestro gran director de la serie, productor ejecutivo, alma fundamental de Pulseras y fuerza brutal que ha conseguido que esta serie sea tan maravillosa.¡Gracias Pau!

Nos vemos en el capítulo 11. ¡Gracias por hacernos líderes cada semana y querer tanto esta serie!

LO QUE NO TE HAN CONTADO DEL CAPÍTULO 9 DE PULSERAS ROJAS

Este es un episodio que habla sobre la vida y la muerte. Sé que es un capítulo duro, pero muchas veces en el hospital morían amigos, gente a la que querías con pasión… Y como yo deseaba que cada parte de esta serie destilase realidad, también debía contener esta fase de mi vida en el hospital.

De hecho el capítulo 9 y el 10 son un pack, no entenderéis bien que significa la muerte de Ignasi, hacia donde va su vida, hasta que visionéis el capítulo 10.

Para mi este episodio habla sobretodo de la vida a través de otra muerte….

La muerte de la madre de Lleó, recordarla en este capítulo, justo cuando 15 años antes ella había dado a luz una vida tan increíble como la de Lleó. La manera de Lleó de afrontar la muerte de su madre, la búsqueda de aquel regalo, de aquel acto de cariño en vida… La ganancia que hay en la pérdida, la pérdida que hay en la ganancia…

Para mi es un capítulo que habla de dos muertes, de dos pérdidas… Una que pasó hace 6 meses (la de la madre), otra que estamos viviendo en directo, (la de Ignasi)…

Sé que duele la muerte de Ignasi y os preguntaréis que sentido tiene… Pues la verdad es que eso te lo preguntas siempre, no solo en una muerte televisiva… Siempre que una muerte te invade, te toca, la sientes… Siempre te haces esa pregunta: por qué….por qué…

Perdí grandes amigos en el hospital cuando era pequeño. Perdí uno que se llamaba Ignasi… El Ignasi que conocí era mucho mas listo que yo… Era todo un líder, con una fuerza poderosa, risueño y con una personalidad absolutamente increíble…

Al perderlo, perdí a uno de mis grandes amigos…. Pero nunca he tenido la sensación de que muriese, el vive dentro de mi, vive dentro de toda la gente que le conocimos… Y para mi es igual de superviviente que los que continuamos viviendo. Siempre he creído que cuando un amigo moría en el hospital era para poder distraer a la muerte… Para que dos o tres chicos pudiésemos curarnos… Un sacrificio vital de unos valientes…

Y el Ignasi de la ficción es uno de esos valientes, una de estas personas que ha distraído a la muerte para quizás así dos o tres pulseras puedan seguir viviendo.

Y no sé si comentar mucho mas de este capítulo, la trama principal es tan potente que hablar del vampiro, del regalo de Lleó, de la serenidad de Roc, de la fiesta de súper héroes no tiene mucho sentido en este blog…

Ayer por la noche como siempre hago, volví a ver el capítulo un día antes de que se emitiese para poder hacer el blog. Al ver el capítulo volví a llorar. El instante en que Roc le dice a Ignasi que se está muriendo me recuerda a algunos momentos de mi infancia, me recuerda a la lucha por continuar viviendo. Me recuerda que ser un pulsera es luchar…

Los pulseras todavía no saben lo que le ha pasado a Ignasi. En el capítulo 10 lo sabrán. Su reacción, su negación, su dolor será parecido al que estáis sintiendo hoy todos vosotros…

No os enfadéis por la muerte de Ignasi, no estéis tristes, faltan 4 capítulos. Entenderéis como esta muerte dará vida, confiad en esta serie, confiad en lo que es ser un Pulsera.

La mejor secuencia: La conversación entre Roc e Ignasi. Sólo un valiente como Ignasi acepta su destino con tanta fuerza.

La mejor frase: Para mi la dijo Mikel, el actor que hace de Ignasi, el día que leyó el capítulo 9. Recuerdo que me llamó al móvil y me preguntó: “¿De verdad me muero?” Fue duro decirle que sí. Fue emocionante y fue una conversación mágica. Le dije que leyese la última parte de El Mundo Amarillo: “El final amarillo”. Es todo un capítulo que habla de la muerte, del sentido, de la lucha. Si podéis leerlo, entenderéis más este episodio. Él lo leyó y creo que se sintió mejor.

Y quiero acabar este blog agradeciendo todo su trabajo al actor que hace de Ignasi, a Mikel Iglesias, por toda la fuerza que ha impregnado al personaje. El cariño que ha puesto en cada secuencia, en cada frase… Y toda la felicidad que nos ha dado en este rodaje.

Y es por esto que las imágenes que ocupan el blog son las de su último día de rodaje. No sé si sabéis que cuando un actor termina, todo el equipo le aplaude, todos le agradecen su entrega. Creo que las fotos hablan por si solas…

Nos vemos en el 10. Pulseras arriba!!!

LO QUE NO TE HAN CONTADO DEL CAPÍTULO 8 DE PULSERAS ROJAS

El capítulo 8 es uno de mis episodios favoritos de la primera temporada. Me entusiasma la intensa lucha de Lleó por conseguir una buena pierna ortopédica. Y es que como él dice: “Ya se lo que es perder una pierna, ya perdí una, ahora lucharé por esta otra”. Su lucha y los segundos primeros pasos me continúan emocionando cada vez que los veo. Y es que existe la tristeza por perder una pierna, pero también la alegría extrema por recuperarla. Aunque la que consigas sea de titanio, hidráulica o electrónica…

Y es que siempre he pensado que tenemos la mala suerte de no recordar nuestros primeros pasos. Tan sólo los recuerda la gente que nos lo vieron hacer. Pero cuando pierdes una pierna, jamás puedes olvidar esos segundos primeros pasos… Esos no los olvidas… Una pérdida que se acaba convirtiendo en una ganancia…

Y es que este capítulo va sobre pérdidas y ganancias. Como dice Roc: “Puedes perder muchas cosas en esta vida y ni te imaginas las ganancias que se encierran dentro de esas pérdidas”.

Este episodio está basado en dos capítulos de mi libro El mundo Amarillo. El primer capítulo: “Las pérdidas pueden ser positivas”, y el séptimo: “Existen siete consejos para ser feliz”.

Y es que tuve la suerte de conocer a un compañero de habitación en el hospital que me habló de las siete leyes para ser feliz. Era un gran hombre que había vivido muchas vidas y que siempre tenía una sonrisa perpetua. Creo que conocía bien la felicidad porque él no paró de buscarla… Cuando murió, sentí como aquellas palabras, como aquellas leyes de las que tanto me habló y hasta me hizo redactar en un papel, cogían fuerza dentro de mí.

Este capítulo me encanta sobre todo porque tres de los pulseras tienen tramas bien diferenciadas… En una de las tramas, Jordi intenta mantener unida a su familia a través de sus éxitos escolares. Me emociona como se pelea con su padre, como le dice: “No sirve de nada ser un buen hijo, porque tú ya no eres un buen padre”.

Y también me encanta cómo desea que su padre le dé la noticia que le debe comunicar en un espacio abierto. Y es que a veces, cuando estás enfermo, echas de menos los espacios abiertos. Ya que, al final casi, todas las malas noticias te las dan en espacio cerrados, cuando deberían notificártelas en espacios abiertos donde pudieras gritar, respirar, sentir…

Y también me entusiasma cuando se lo cuenta a Cris y acaba recibiendo su primer beso, y justo después el segundo. Y es como he comentado antes, jamás te imaginas lo que te puede traer una pérdida.

Ignasi es otro de los pulseras que lucha en este capítulo. Se topa con otro hombre sabio, el Dr. Alfredo. En ese médico he intentado plasmar a mi viejo compañero de habitación que conocía las siete leyes para ser feliz… Y también la figura de un doctor que, cuando nos sometían a una prueba interna, nos hacía ver que teníamos suerte porque podríamos conocer nuestro cuerpo por dentro… Nuevamente otra pérdida se convertía en ganancia. Y os puedo asegurar que verte por dentro es absolutamente increíble…

Y finalmente tenemos a Lleó… Su lucha por encontrar su pierna, la partida de póquer, la pérdida, la ganancia y los segundos primeros pasos… Me gusta mucho como está filmada la partida de póquer. Me entusiasma lo que explica Roger de su padre, de cómo lo veía jugar cuando era pequeño. Hay mucha admiración, mucha tristeza, mucha pérdida…

Me gusta este capítulo, me emociona de verdad, puede que por eso sea uno de mis favoritos…

Mi secuencia favorita: La conversación entre Jordi y Cris. También la partida de cartas y la rabia de Jordi hacia su padre. Y finalmente, como he comentado antes, los primeros segundos pasos y ese momento final donde nuevamente la ganancia y la pérdida se mezclan…. Volver a caminar con dos piernas y seguidamente ver que una mano se acerca a otra… Cris… Jordi… Lleó…

La mejor frase: Jordi diciendo: “Me siento sólo”. La cara de Lleó cuando dice: “Por si suena la flauta”, y su afirmación “Esta pierna es todo lo que un niño cojo podría querer”.

Y nuevamente agradeceros tanto cariño en las redes sociales… Pulseras arriba!!!

LO QUE NO TE HAN CONTADO DEL CAPÍTULO 7 DE PULSERAS ROJAS

Si hay un día especial en el hospital este es el de la noche de San Juan. Mucho mas todavía que el día de Navidad o el fin de año. El ruido de la noche de San Juan lo inunda todo. Es como sentir el sonido de la calle en cada planta y en cada habitación del hospital.

Es una noche donde es imposible dormir ya que el estruendo de los petardos no finaliza hasta las 6 o las 7 de la mañana. Es por ello que deseas estar muy vivo y formar parte del jolgorio de ese día.

Además el día de San Juan es también el día que llegan mas ambulancias a Urgencias. Se llena de personas con quemaduras leves o heridas superficiales debido a la potencia o mal uso de algunos petardos. Es una noche de fiesta sin fin en el hospital trufada con la llegada continúa de pacientes con pequeños problemas, casi siempre nada grave pero que hace que sientas que el hospital es el centro del mundo.

Es por todo esto que cuando escribí esta serie sabía que haría un capítulo dedicado a San Juan. He tenido la suerte de pasar dos noches de San Juan ingresado y en ambas ocasiones fue una experiencia diferente a cualquier otro día del año en el hospital. La segunda vez coincidí con una madre de otro enfermo que era muy inteligente y que me enseñó que si soplabas cada día deseando alguna cosa, esta se cumpliría.

Ella me relató durante esa Noche de San Juan que la gente piensa que solo se ha de soplar en los cumpleaños delante de una tarta y que entonces es cuando el soplido es mágico y consigue que se cumplan los deseos… Pero ella me susurró que la gente está equivocada… La magia no está en el cumpleaños sino en el soplido… Me contó que la fuerza del soplido puede con todo… Y que hasta cuando tienes una herida, alguien te sopla allí y el dolor casi desaparece… El poder del soplido… Y es por eso que me alentó a que soplara cada noche de mi vida y pidiera alguna cosa… Y matizó que si soplaba en San Juan y en noches de luna llena, lo que desease siempre se cumpliría…

Yo siempre la creí… Y es por ello que no he dejado de soplar el resto de mi vida… Soplo por San Juan y soplo diariamente… ¡Y es tan fácil soplar que no se porqué no lo hacemos mas a menudo!

Y es por ello que el capítulo 7 va de soplar y de las extrañas parejas que se forman en la vida… Me gustaba mucho la idea de que un día tuviesen una conversación Jordi e Ignasi, tenía la sensación que el segundo líder y el guapo eran muy diferentes pero que encontrarían un terreno común cuando se ayudaran y se explicaran cosas…

Creo que para Ignasi ese habrá sido el primer momento de su vida en que le habrán pedido ayuda y que alguien ha pensado que le podría enseñar alguna cosa. Me gusta como explica las ecuaciones y como le pide a Jordi que no se lo cuente a nadie…

También me gusta que esa noche se junten Lleó y Benito. El momento que le habla del historial vital: “Ellos tienen mi historial médico, todos los momentos en que mi cabeza y mi cuerpo han fallado… Yo quiero crear mi historial vital, cuando ambas cosas me han funcionado…”

Este episodio está basado en dos partes de mi libro “El Mundo Amarillo”. El capítulo 9: “Junta los labios y sopla” y el 6 “Cuando estás enfermo llevan un control de tu vida, un historial médico. Cuando estás viviendo deberías poseer un historial vital”.

Me encanta el final de la conversación con Benito: “A ti no te puedo olvidar Lleó, eres inolvidable…” Y es que el miedo de Lleó es que sea una de las primeras personas que olvide porque fue una de las últimas que Benito conoció. Este miedo es el mismo que yo tuve cuando a mi amigo el director Antonio Mercero le detectaron Alzheimer. Yo sabía que me olvidaría pronto porque lo conocía desde hacía pocos años… Es tan duro perder un amigo, perder sus conversaciones, perder tantas cosas que antes eran nuestras, de nuestra memoria y que han desaparecido… Toda la trama de Benito es un homenaje al gran Antonio Mercero… Te quiero…

Y las parejas de este San Juan se completan con Olga y Cristina, Adrià y Toni y Roger y Lleó… Un día de San Juan puedes conocer más a la gente que te rodea y descubrir qué les motiva y les preocupa…

Es extraordinario cuando descubrimos cual es la enfermedad que retiene a Roger en el hospital. Y es que como casi todos íbamos con silla de ruedas por comodidad para desplazarnos por los largos pasillos, saber que hay uno de nosotros que realmente la necesita para moverse, te acaba tocando y sorprendiendo…

Me gusta mucho también el final del tren. Me encantan las caras que ponen cuando van en él. Y es que a veces la fiesta en el hospital supera en intensidad la que hay en la calle.

Mi secuencia favorita: La conversación entre Lleó y Benito, me emociona, me hace llorar, me recuerda muchas cosas… En la tristeza, en la voz rota y en los llantos de Lleó hay mucha impotencia y eso hace que sea una de mis secuencias favoritas de toda la serie.

La mejor frase:
Hay bastantes… El Sr. Benito diciendo: “Si la estupidez fuese una enfermedad, los hospitales estarían llenos a rebosar” y “Lleó, tú eres inolvidable”. Ignasi diciendo a Jordi: “Hoy recibirás un beso de primer grado” y Lleó pidiendo “Un final feliz”.

¡¡¡Os dedico un gran soplido y deseo que se cumplan todos vuestros sueños pulseras!!! El nuestro ya se está cumpliendo leyendo cada semana vuestros comentarios por las redes sociales. Gracias!!!