Lo que no te han contado del capítulo 14 de la segunda temporada de ‘Pulseras rojas’

En este capítulo todos los pulseras acaban fuera del hospital. Y cuando estás fuera, quieres y deseas hacer todo lo que no has podido hacer dentro… A veces son cosas pequeñas, otras son las más importantes de tu vida, aquellas que tenías pendientes…
Pulseras1

Y eso es lo que siente Lleó al salir. Necesita hacer cosas importantes. Yo, como Lleó, tuve la suerte de que mi padre (en su caso es su madre) escribiera en libretas lo ocurrido durante los 10 años. Mi padre anotó todo lo importante, tanto médicamente como lo referente al aspecto vital. Esas libretas son parte de lo que soy y os puedo asegurar que serán la herencia vital más importante que tendré.

Comprendo por qué las tiene que buscar… En esas libretas está parte de quién es y parte de quién será. Y las tienes que finalizar, debes trazar una línea roja horizontal cuando estés curado. Y no puedes irte sin saber quién eres… Aunque sus amigos no lo acaben de entender, este viaje es una despedida, un final… Y, a su manera, se despide de su padre, le dice todo aquello que necesita contarle.
Pulseras2

A veces se hace cuesta arriba y es muy duro no entender por qué no han venido a verte. También nada en el mar en libertad con sus amigos, se va de fiesta y come todo lo que le apetece… Y finalmente tiene ese momento tan precioso con Cris, la hace partícipe de sus secretos, de sus libretas, y se produce la magia… Me encanta ese instante, creo que los dos personajes se lo merecían desde hacía tiempo.

A veces las series son honestas con sus protagonistas y les dan aquello que durante tantos capítulos se les ha negado. Solo queda un episodio. Uno y la segunda temporada se acabará.
Pulseras3

La mejor frase: “Se te ilumina la cara cuando hablas de tu madre”. Cris hablando con Lleó.

La mejor secuencia: Cris y Lleó, la playa y las libretas… El amor y el sexo…

Nos vemos en el capítulo 15, el último.

Y recordad que para luchar con fuerza debes abandonar y, para abandonar, tienes que haber luchado con todas tus fuerzas.